X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies.

El éxito se deriva de ser diferente y luego estar dispuesto a seguir cambiando

Características Técnicas

La termoluminiscencia es una técnica muy utilizada en dosimetría, que se basa en la propiedad que presentan la mayor parte de los materiales cristalinos de almacenar parte de la energía que absorben al ser expuestos a las radiaciones ionizantes. Posteriormente, al ser calentados, emiten dicha energía en forma de luz proporcional a la dosis absorbida y que pueden medirse con un fotomultiplicador. 

  

El uso de detectores de termoluminiscencia se ha generalizado en todos los campos de la dosimetría externa como por ejemplo aplicaciones médicas (radiodiagnóstico, medicina nuclear y radioterapia), usos industriales (radiografía, control de procesos,  laboratorios con fuentes no encapsuladas y en investigación y docencia , entre otras).

Los cristales son montados sobre una placa que se introduce en el portadosímetro para su protección del ambiente exterior, incorporando un cierre de seguridad para evitar su manipulación y filtros de diferentes materiales para lecturas de dosis equivalente Hp(0,07) y Hp(10).

 

Las tarjetas de termoluminiscencia son calentadas a través de inyectores de nitrógeno. La luz emitida es colectada por tubos fotomultiplicadores. Los tubos poseen una alta ganancia, baja corriente de fondo y son enfriados termoeléctricamente. La luz colectada por los tubos es convertida a carga y posteriormente acumulada y digitalizada. El valor de interés, proporcional a la cantidad de radiación, se recoge numéricamente.